domingo, 20 de septiembre de 2009

El Cantante


Entrevista con Manuel Moretti de Estelares
x Leonardo Ojeda
para Taller de Expresión III, Uba sociales.

El barrio porteño del Abasto esta impregnado de simbologías estéticas de una Buenos Aires que pareciera ya no ser: tango, teatros independientes, calles empedradas, postales turísticas. La escena previa a la entrevista ocurre en un bar de este barrio y condensa todo: el mozo de un bar barrial sobre la calle Anchorena silbando la melodía de uno de los hits de Estelares que emana desde los parlantes de una vieja radio sintonizada en una FM de música pop.

La obra del entrevistado se ha nutrido de los imaginarios estéticos de este barrio: en sus canciones encontramos nostalgias tangueras, épica trágica y la construcción de la carencia como eje conductor. Con todo eso (y ante todo), desde hace quince años Los Estelares son un grupo al servicio de la canción de rock.

Moretti, el cantante bohemio nacido en Junín y formado en La Plata bajo las coordenadas de lo que se conoce como músico “de culto”, desde hace poco se codea con la popularidad y el reconocimiento de la crítica ante su reciente trabajo Una temporada en el amor. ¿Cómo convive el músico oscuro con las canciones que silba el panadero, su hija y su vecina al prender la radio?

Mientras la TV del anacrónico bar del Abasto muestra imágenes poco felices de la selección maradoniana, el cantante de Los Estelares se sienta frente al grabador y se mostrará reflexivo, enojado, gesticulador y, sobre todo, verborrágico a la hora de abordar esa cuestión y otras afines: el oficio del cantor popular, la industria del rock, el público y la incidencia del neoliberalismo cultural que desemboco en la herida abierta de Cromagnon.

Track 1. Música popular
“Somos tan frágiles / tan memorables”

Con el disco “Sistema Nervioso Central” empezaron a sonar en los oídos de la ama de casa y en los de su hija adolescente, siendo por muchos años un músico “de culto”, ¿Cómo te llevas con la popularidad que trae sonar en las radios?

Hacia finales de los ´90 me di cuenta que lo que más amaba en mi vida era ser un cantante popular. Vengo de escuchar cantantes populares, pero también pase por el rock nacional y el rock alternativo de los ´70. Hacer música popular es el ejercicio más difícil y también el más hermoso. Es algo que me gusta mucho, que me emociona, voy aprendiendo y viendo cada día para que lado quiero ir. No hay nada como la canción popular. Uno de los artistas íntegros que más quiero es Leonardo Favio, un poeta profundo de lo popular.

Alguna vez escribiste que “la esperanza es una invención moral, es la única defensa ante la verdad que es siniestra y fatal”, ¿Cómo convive esa densidad discursiva con el mote de “artista popular”, trae contradicciones?

No, no siento contradicción. Con lo popular no tengo ningún problema. Cuando quiero ir a lo oscuro voy a lo oscuro, y algunas de esas cosas oscuras pueden ser populares y otras no. Si tengo necesidad de pasarme todo un disco grabando canciones oscuras, lo voy a hacer. Si eso es menos popular no hay problema. Esa también es una faceta mía. Lo que no me interesa es lo alternativo “caprichoso”. Tengo que ver que hay pasta, que se este hablando de algo honesto. No me importa que rubro sea, pero que se esté hablando de algo. Esta cosa gloriosa llamada canción es comunicación, y no se puede comunicar deshonestamente.

Tu obra se ha caracterizado por cierta densidad melancólica pero luminosa, con la masividad, ¿La obra sufre modificaciones, tiene algún tipo de condicionalidad para lograr masividad?

No hay condicionalidad. La canción sigue siendo la misma. Lo que tenés es mejor sonido y mejores equipos. Es como usar un celuloide de mejor calidad en el cine: vas a ver mejor la película. Lo que puede pasar cuando vas creciendo a nivel mainstream es que vas metiéndote en otros lugares, entonces perdés algunas aristas para ganar otras. Te vas reconociendo como artista y vez que nuevos caminos querés recorrer. Uno no muestra nunca un trabajo del que no se hace cargo.

Tus primeros discos los definís como discos “muy hippies” ¿Cómo es el cambio de pasar de la autogestión a trabajar apoyado por una discográfica de importancia en el mercado?

No es por estar en una compañía grande: nosotros estamos más “profesionalizados”. Tenemos oficio. Hemos aprendido un montón con los años. Uno tiene que estar en el medio para tener la posibilidad de seguir grabando discos, explorando y mejorando. El mainstream no te chupa: te propone algunas cosas, en las que con inteligencia te seguís desarrollando. Todo esta atravesado por nuestra voluntad artística.

Track 2. El aguante: ritos, clonazepan y circo

“Ya somos campeones no hay lugar al que llegar / el cielo nos miente todo es distinto desde allí / el silencio mata lo peor es no sentir”

¿El mundo del rock es conservador?

No solo el mundo del rock: todos los mundos. Desmitifiquemos. Esto es libre en la medida que aprendamos a no tener temor a sentir. Siempre me llamó la atención cuando voy a la radio y me preguntan por una canción que me gusta, pero que me de vergüenza admitirlo: una canción que me gusta no me da vergüenza. O si me gusta como kitsch… lo kitsch para mi no existe. A mi me gusta Pity (de Intoxicados) desde el ´93. Hasta el ´98 cada vez que le decía a alguien que me gusta Pity tenía que dar explicaciones. Ahora como es un artista oficializado no le tenés que dar explicaciones a nadie.

A ustedes los han versionado desde la cumbia, un género popular denostado por el oyente habitual de rock, ¿Cómo ves al público?

Me agrada que me versionen, aunque hay versiones que no me gustan. No tengo prejuicios de clase, de clase intelectual. Estoy podrido de eso. Tenemos que ser más libres, es muy aburrido todo. Con los tiempos que corren todavía se piensa que a alguien le importe o no la elección sexual. Es algo que tiene que ver con los sistemas implementados.

El “¡puto bájate!” característico de cierta intolerancia rockera. ¿Alguna vez tuvieron problemas de ese tipo con el público? Recuerdo cierta molestia tuya teloneando a Oasis en River…

Las estigmatizaciones, si. Nunca nos pasó. Con Oasis ya sabía que me iba a enfrentar a un público adolescente, sin mucha información y bastante intolerante. No tenia que ver con Estelares, tenía que ver con cualquiera que toque ese día. Fueron solo gritos mientras tocábamos. Siéndote honesto, tampoco esta mal: si tienen ganas de gritar el nombre de su banda favorita, que griten. Después hay dinámicas de estructuras culturales que son más fuertes, como lo que ha sido el rock “ritualero” en Argentina.

El “aguante” que se apoderó del rock nacional en los ´90, ¿A qué le adjudicas eso?

Por una necesidad o una desesperación social, de que la gente se quedó sin nada por el neoliberalismo. Ahora hay como un regreso al rock más relacionado con la lírica, porque es como si ese neoliberalismo hubiese perdido lugar. El neoliberalismo no toma en cuenta nada: es guita, negocios privados. Si no tenés tu tarjeta dorada, o sos de los Redondos, de La Renga… o sos de Callejeros.

¿Cómo viste la absolución de Callejeros?

Espantosa. Es muy triste y cruel que a algunos padres no les quede otra cosa que la desesperación por la venganza. Una nota del periodista Eduardo Fabregat en Página12 expresaba muy bien esto. Pero, ¿quién soy yo para decirlo, si yo no perdí ningún hijo? Lo de Callejeros es muy sintomático de lo que somos: una sociedad ciega, sorda y cínica.

Al principio la opinión pública culpaba de manera abierta a Chaban, ¿Cómo ves su condena?

Estamos en una nación que la opinión pública esta tan ultra diseñada por los medios, que cualquier cosa que sale en ellos queda como un hecho real. Los medios dicen “Chaban, Chaban” y arman el circo romano, lo mandan a los leones. Como somos latinos y católicos, necesitamos un dios y un diablo. Todas las figuras están armadas, la cultura estructura las figuras. Se necesitaba un diablo para adjudicarle todas esas muertes.

Track 3. Música por amor: la oficialización y el oficio

“Le di mi vida a las canciones y no me arrepiento”

Hablas de que hay una vuelta al “rock más relacionado con la lírica”, al mismo tiempo que se oficializan exponentes de la canción rockera, ¿el rock es la nueva música oficial?

Tenemos viento a favor porque se fue un poco el neoliberalismo. Estoy convencido de que el advenimiento del menemato idiotizó la comunicación genuina. Yo escribía canciones en el ´95 cuando reinaba el rock barrial. Fui fuera de época en el menemato, no escribo canciones para el mundo neoliberal. Ahora ganan elecciones de nuevo, pero ya estoy oficializado. Cuando sos oficializado la cosa es diferente. En el PRO cuando ganaron pusieron “Un día perfecto”. O Pino Solanas poniendo “El corazón sobre todo” en Corrientes y Callao.

¿Qué hubiese pasado si el reconocimiento llegaba hace veinte años, cuando comenzabas en esto?

Era otra época. No entendía mucho. Me iban a tener que tomar como venía: un pibe de veintidós años, drogado y chiflado.

¿Y para qué hacía música ese pibe, drogado y chiflado?

Para salvarse, estaba muy loco. No sabía hacer música. Era muy catártico, no tenía otra manera de relacionarme con el mundo. Al principio el oficio me eligió a mí. Es psicoanalítico: la pulsión, redimir el mal, exorcizarlo. Hiperneurosis, drogas, estaba en cualquiera. Y sin embargo salían melodías diversas, metía acordes y salían canciones. Ahora que me siento a un piano y me emociono cuando vienen melodías. Menos mal que es de esta manera.

¿Cambio mucho con respecto a lo que es ahora?

Al principio era por necesidad, ahora es un oficio y un amor. Es música por amor. Le di mi vida a las canciones y no me arrepiento. Ahora me siento mas creativo, viene una melodía y es más fácil. Es el oficio. Cuando tenés talento es un mito el principio y el final. Lo que te salva es el ejercicio: hacer, hacer, y hacer.

6 comentarios:

Mariana dijo...

muy buena la nota .. manuel, divino como siempre...
saludos!

Anónimo dijo...

muy interesante el contenido, mucha palabra, mucha filosofia de vida, ahora, manuel: Basta de decir que te gusta Leonardo Favio, no hay una nota de las 7 u 8 que hay en el flog en la que no lo digas, ya se sabe, esta todo bien, pero cansa un toque.
Ademas, a mi parecer, estelares tiene un problema muy grande, actualmente es una de las mejores 2 bandas de la argentina, pero no lo demuestra. ¿Como llegar al publico ricotero, (por decir uno,a mi gusto uno de los mas entendidos de musica), con cortes como "un dia perfecto", "cristal" "ella dijo", me parece que son canciones hermosas, pero hay que demostrar que son mucho más que 3 canciones pegadizas, hit's de verano, o primaveral si se quiere. Canciones como campanas, autobuses, un viaje a irlanda, superaccion, el corazon sobre todo, muchos etceteras.. tienen mas peso, mas palabra, mas potencia, mas rock encima... no me gusta este rumbo que esta tomando la banda.. y este publico superficial que agarra.... PROXIMO CORTE SI O SI UN VIAJE A IRLANDA POR FAVOR! entiendanlo son mas que una bandita pegadiza loco! menos comercio.. mas pila!
Y al fin una buena nota loco muy buena.

Manuel tambien deberia bajarse del cielo y halagar un toque mas a el violero victor.. o el resto de los integrantes que estan haciendo un gran trabajo.. manuel pone los temas?, si!, manu es un genio?, si!, pero la humildad y el compañerismo estan bastante ausentes en sus charlas con el mundo mediatico.

Un abrazo para todo el mundo estelar!

bondo

Leonardo Favio dijo...

Si el mundo fuera perfecto "Un viaje a Irlanda" seria corte.

Capaz coincido que "lo-que-se- muestra" (los cortes, los videos) son muy en una linea que actualmente esta muy en boga (de Tipitos a la mancha de rolando... las bandas quinceañeras tienen todas su hit multitarget), entonces cuesta que el arbol se deje ver en el bosque. No me iria a la mierda de pedirr un tema tan oscurito como el viaje a irlanda, pero, los cortes elegidos hasta la fecha son demasiado en la misma linea. No hay que tomar como verdad universal la receta Pop-Art.

maiana87 dijo...

Manu sos un capo,, un poeta,, y los que te conocemos desde hace años y vemos tu evolucion estamos sinceramente muy contentos por vos y por la banda,, de tus temas salen sentimos mas puros, historias de vidas,, momentos vividos,, que hacen k reflejen algun momento de nuetras vidas y nos hacen sentir identificados.
Simepre muy interesante lo que expresas,, sos un loco lindo,,y te amo on todo mi corazon!

Mar!


Junin

Anónimo dijo...

"Leonardo", si utopico te parece mi pedir por viaje a irlanda como corte, mas utopico me parece creer que Manuel lo vaya a ver en este blog tomandose un wisky y que diga, ah, bueno es verdad va a ser mi proximo corte. Solo expreso un deseo profundo como admirador de su obra, mas no tengo la minima esperanza de que se cumpla.. por otra parte, a la gente que le gusta radiohead, le podria gustar "un viaje a.."
no me parece tampoco taan oscuro.. el estribillo es muuy bueno y muy pegadizo, y solo por que no tenga nada de pop no significa que sea oscuro. me parecen mas tormentosos ardimos o campanas. Igual hace poco vi unas declaraciones de manu en las cuales afirmaba que en la eleccion de los cortes influenciaba mucho la productora o la disquera no me acuerdo.. la empresa claramente dicho.. una pena.. :S

saludos.

bondo

Leonardo Ojeda dijo...

es el no surprises platense/juninense